La filosofía del arquitecto minimalista Mies Van der Rohe se resume en la frase “Menos es más”, entendiéndose como la composición artística estricta de lo necesario. Restando lo superfluo sólo queda lo esencial.

La simplificación no viene sólo de la síntesis y el despedace del discurso en ideas atómicas. También suma la riqueza y precisión del lenguaje. El trabajo perfecto maximiza la información y minimiza las palabras.

Para ello es necesario que nuestras palabras sean más precisas que doctas. La pomposidad sólo nos distrae en un jardín pedante. Reconozco que es un jardín bonito.

George Eliot Picture Portrait

“El lenguaje más fino está hecho en su mayoría por palabras simples y sobrias.”
Mary Ann Evans (a.k.a George Elliot)

Un discurso límpio, sobrio, emocional, directo y accesible es compatible con los términos técnicos.

Desechemos las palabras banales que nos enmascaran.
Seamos gente sencilla.

[soundcloud params=”auto_play=true&show_comments=false”]https://soundcloud.com/pierreoberkampf/night-birds[/soundcloud]