WIT

Improvisadores que quieren cambiar el mundo.

Carla Vigara

Carla empezó a improvisar con Cary Rodríguez y después ha estado haciendo varios personajes épicos. No sé si te interesa esto o no. Por si no, ahí va la bio seria:

Guionista de televisión, actriz, improvisadora y aspirante a cantante de ópera. Subdirectora de programas como Elígeme (Cuatro) y La Lista (TVE1), y guionista de otros como Gente Que Cuenta (La 10), El precio justo (Antena 3) o Hijos del Corazón (TVE1). Improvisa sobre escenario desde hace mucho más de lo que dice a su favor en formatos propios (Los Gilipollas, Noches de Cinemascope, Newsflash) y ajenos (Imprópolis, Artylógico, El banco). También hace obras de esas que van con texto de aprenderse. Una de ellas, Tras la Puerta del Ángel, co-escrita junto a dos compañeros memorables, Diego Abánades y Javier Gortázar.

“Una de mis grandes pasiones es la improvisación muda. Calladita estoy más guapa (si cabe). En cuanto hablo, caigo mal. Pero se pasa rápido”.

Profesora de improvisación teatral y aplicada. Acoge gatos callejeros.

Tomás Álvarez

Tomás es uno de los tipos más brillantes de la faz de la tierra. Y góticos, también. Ya no. Bueno, un poco todavía. Le molan las máscaras de gas. Vamos con algo que sea cierto:

Comenzó en la cantera del teatro universitario donde también escribió, dirigió y adaptó teatro. Se formó en la escuela de Javier Pastor y participó en Imprópolis, El Club de la Impro, Matching, Olimpriadas y Artylógico. También, por supuesto, actúa en los formatos de WIT, los mismos que los de la bio de Carla o Diego, básicamente. Si no os habéis leído sus bios, son: Los Gilipollas, Newsflash y Noches de Cinemascope. Lleva más de cinco años improvisando y más de tres (o vaya usted a saber, igual más todavía) impartiendo clases de improvisación teatral y aplicada. Antes era contable. Y se nota.

“Intento ser uno de los tipos más brillantes sobre la faz de la tierra y, francamente, creo que lo consigo”.

Debería arreglarse la barba para ligar más. No quiere. Más vale que os guste como está.

Diego Ibáñez

Diego es el presidente de WIT. Puede que esto no os impresione, lógico. Así que os contaremos algo que tampoco os impresionará, pero es la verdad (lo de la presidencia también):

Comenzó a improvisar en la escuela de Jamming. Lleva más de ocho años improvisando en espectáculos como (esto os va a sonar si habéis leído la bio de Tomás o Carla) El Club de la Impro, Olimpriadas y Matching. Y en los de WIT, claro (Los Gilipollas, Noches de Cinemascope, Newsflash). Tiene gran experiencia en la presentación de eventos y galas corporativas en proyectos para empresas de alto nivel como Oracle o la mismísima embajada francesa. Parece que no pero tiene estudios, es ingeniero, nada menos. De Telecomunicaciones. Se telecomunica con sus socios a través del tam-tam.

“A ver… Soy el puto presidente. Poco más que decir”.

Diego no da clase, porque no lo necesita. Le sobra el dinero.

La Sala WIT

En el año 2012 nos mudamos a nuestra propia sala para disponer de un espacio donde ensayar, hacer actuaciones propias, de compañeros y, sobre todo, de alumnos. La sala es perfecta para las clases de Impro, diáfana, climatizada para invierno y verano.

Para las actuaciones contamos con un aforo de 50 personas. Tenemos baño y eso. Que está donde todos los baños, al fondo a la derecha. Y nevera. Y sillas a cascoporro, taburetes, focos, mesa de sonido, de luz y técnicos espectaculares incluidos en el mobiliario.

“La Sala WIT es un espacio de creación”.

Sita en uno de los barrios de mayor evolución en Madrid, se puede aparcar sin poner tickets. Toda la información de acceso está aquí:

c/Navas del Rey, 70. Accesible por metro (Alto de Extremadura), bus (31, 33, 36, 39, 65 y 500), bicicleta (busca en maps), coche, moto, patinete, teletransporte y a pata (calcula el tiempo andando desde tu ubicación en maps).