Wit Comedy

Whose Incredible Talent
Somos improvisadores que queremos cambiar el mundo

Escuela de formación teatral

Hace años adolecíamos de ser unas personas repugnantes de esas que los coach llaman tóxicas. Ahora somos gente más mejor. Si quieres saber más sobre nosotros, nos presentamos formalmente. Si aún así no te parece suficiente, escríbenos y pregúntanos lo que quieras.

Carla Vigara

Carla empezó a improvisar con Cary Rodríguez y después ha estado haciendo varios personajes épicos. No sé si te interesa esto o no. Por si no, ahí va la bio seria:

Guionista de televisión, actriz, improvisadora y aspirante a cantante de ópera. Subdirectora de programas como Elígeme (Cuatro) y La Lista (TVE1), y guionista de otros como Gente Que Cuenta (La 10), El precio justo (Antena 3) o Hijos del Corazón (TVE1). Improvisa sobre escenario desde hace mucho más de lo que dice a su favor en formatos propios (Los Gilipollas, Noches de Cinemascope, Newsflash) y ajenos (Imprópolis, Artylógico, El banco). También hace obras de esas que van con texto de aprenderse. Una de ellas, Tras la Puerta del Ángel, co-escrita junto a dos compañeros memorables, Diego Abánades y Javier Gortázar.

“Una de mis grandes pasiones es la improvisación muda. Calladita estoy más guapa (si cabe). En cuanto hablo, caigo mal. Pero se pasa rápido”.

Profesora de improvisación teatral y aplicada. Acoge gatos callejeros.

Tomás Álvarez

Tomás es uno de los tipos más brillantes de la faz de la tierra. Y góticos, también. Ya no. Bueno, un poco todavía. Le molan las máscaras de gas. Vamos con algo que sea cierto:

Comenzó en la cantera del teatro universitario donde también escribió, dirigió y adaptó teatro. Se formó en la escuela de Javier Pastor y participó en Imprópolis, El Club de la Impro, Matching, Olimpriadas y Artylógico. También, por supuesto, actúa en los formatos de WIT, los mismos que los de la bio de Carla o Diego, básicamente. Si no os habéis leído sus bios, son: Los Gilipollas, Newsflash y Noches de Cinemascope. Lleva más de cinco años improvisando y más de tres (o vaya usted a saber, igual más todavía) impartiendo clases de improvisación teatral y aplicada. Antes era contable. Y se nota.

“Intento ser uno de los tipos más brillantes sobre la faz de la tierra y, francamente, creo que lo consigo”.

Debería arreglarse la barba para ligar más. No quiere. Más vale que os guste como está.

Ana Cob

Ana empezó a improvisar con la escuela WIT. Le gustó y se quedó a vivir. Pero tiene una vida antes:

Nació en Euskadi y allí pasó la infancia rodeada de la familia y de otras personas. Estudió para hacer cosas y se vino a Madrid con la intención de cobrar por las cosas que hacía. Lo consiguió de una forma bastante fructífera e incluso le pagaban por irse a otros lugares a hacer las cosas que hacía ella. Ahí sigue con sus cosas. Es gerente de Hitachi Consulting. Ella es consultora. La gente le consulta y ella responde.

Sin embargo, todo esto eran pasos para alcanzar su verdadero objetivo y meta en la vida: hacer el idiota siempre. Ya ha conseguido que le paguen algunas veces por eso, aunque todavía no como para ganarse la vida.

Todo llegará. Con voluntad, nada es imposible.

“Acensor de la oficina lleno de gente. Megafonía dice: Planta 5. Y tener que decir la rima en bajito”.

Hace monólogos también. Entre sus aficiones se encuentra dormir.

Jesús Serrano

Jesús es rápido de cabeza y le gusta el jachondeo. Lo primero que hizo cuando se compró una moto fue hacer que un camión le pasara por encima. Veamos que más ofrece:

Jesús es de Cartagena, que no de Murcia. La diferencia es significativa. Estudió ingeniería informática y máster en creación de videojuegos. Y eso sigue haciendo. Se vino a Madrid con la intención de alimentar el vicio de los demás. Empezó a estudiar improvisación con WIT y ahora es uno más porque se lo ha tomado en serio.

“Estoy cocinando unos michirones”.

Nunca estuvo en la guerra de Vietnam. Pero vivió un ERE de cerca y los flashbacks que le dan son iguales.

Ahora que ya nos conoces

Si quieres saber más sobre nosotros y lo que podemos hacer, mándanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.
Si ves que no te respondemos tú insiste. Dale ahí al botón y dinos cosas bonitas.
¡Nos encanta!

Sala de improvisación teatral en Madrid

En el año 2012 nos mudamos a nuestra propia sala para disponer de un espacio donde ensayar, hacer actuaciones propias, de compañeros y, sobre todo, de alumnos. La sala es perfecta para las clases, diáfana, y equipada con aire acondicionado para invierno y verano.

La Sala WIT

Para las actuaciones contamos con un aforo de 50 personas. Tenemos baño y eso. Que está donde todos los baños, al fondo a la derecha. Y nevera. Y sillas a cascoporro, taburetes, focos, mesa de sonido, de luz y técnicos espectaculares incluidos en el mobiliario.

“La Sala WIT es un espacio de creación y laboratorio de investigación escénica”.

Sita en uno de los barrios de mayor evolución en Madrid, se puede aparcar sin poner tickets. Toda la información de acceso está aquí:
c/Navas del Rey, 70. Accesible por metro (Alto de Extremadura), bus (31, 33, 36, 39, 65 y 500), bicicleta (busca en maps), coche, moto, patinete, teletransporte y a pata (calcula el tiempo andando desde tu ubicación en maps).

Opiniones de la gente normal

(y sin pagarles)

Empecé a improvisar hace 4 años, en la clase del jueves, que pasó a ser mi día favorito de la semana. Luego lo han sido el domingo, el sábado y este año ¡¡será el lunes!! ¿Lo podéis creer? En este tiempo he aprendido que improvisar es mucho más que crear historias en el momento, sobre todo tiene que ver con mantener una actitud de apertura y creación constantes, y esta actitud se traslada fuera de la clase o el escenario a cualquier otro ámbito. Ahora presto mucha más atención, me dejo sorprender y acepto y le saco partido a situaciones adversas que hace años me habrían enfadado y bloqueado, como un simple: No hay mesa en tu restaurante favorito, ¡te vas a otro!

Ana Cob

Manager en Hitachi Consulting

Ya llevo tres talleres en tres grupos distintos y ha sido una experiencia reveladora. Además de las implicaciones pedagógicas, ha repercutido enormemente en el estado de ánimo de los alumnos. Hay mucho mejor humor en la clase, más alegría y, por tanto, más motivación, más capacidad y más creatividad. ¡Espero que nos dure!

Covadonga Martínez-Peñalver

Profesora de Proyectos Arquitectónicos en el CEU